Teleficciones 1 Los programas (1951-1970)

Teleficciones 4 - Su gente

Teleficciones 2 Los programas (1971-1990)

Teleficciones 5 - Su gente

Teleficciones 3 Los programas (1991-2012)

domingo, 4 de junio de 2017

CINE ARGENTINO
1961









ESTRENOS SIGNIFICATIVOS
1961


Alias Gardelito
Director Lautaro Murúa, con Alberto Argibay, Walter Vidarte, Tonia Carrero, Lautaro Murúa, Héctor Pellegrini, Nora Palmer, Raúl Parini, Virginia Lago

Amorina
Director Hugo del Carril, con Tita Merello, Hugo del Carril, Alberto Bello, María Aurelia Bisutti

Don Frutos Gómez
Director Rubén W. Cavallotti, con Ubaldo Martínez, Guillermo Battaglia, Ricardo Trigo, Inés Moreno

El centroforward murió al amanecer
Director René Mugica, con Luis Medina Castro, Raúl Rossi, Enrique Fava

El rufián
Director Daniel Tinayre, con Carlos Estrada, Egle Martin, Oscar Rovito, Nathán Pinzón, Aída Luz

Esta tierra es mía
Director Hugo del Carril, con Hugo del Carril, Mario Soffici, Nelly Meden

Hijo de hombre (Choferes del Chaco) / La sed
Director Lucas Demare, con Francisco Rabal, Olga Zubarry, Carlos Estrada, Jacinto Herrera

La mano en la trampa
Director Leopoldo Torre Nilsson, con Francisco Rabal, Elsa Daniel, Leonardo Favio, María Rosa Gallo

Mi Buenos Aires querido
Director Francisco Mugica, con Mario Fortuna, María Luisa Robledo, Gilda Lousek, Enzo Viena, Nati Mistral, Alberto Argibay

Piel de verano
Director Leopoldo Torre Nilsson, con Alfredo Alcón, Graciela Borges, Franca Boni

Tiernas ilusiones
Director Dino Minnitti, con Ubaldo Martínez, Mario Danesi, Noemí Laserre, Virginia Romay, María Rosa Gallo

Tres veces Ana
Director David José Kohon, con María Vaner, Luis Medina Castro, Alberto Argibay, Walter Vidarte, Lautaro Murúa


Seis premios de los Cronistas para Alias Gardelito. Película, director (Lautaro Murúa), guión (Augusto Roa Bastos y Solly), actor principal (Alberto Argibay) y las revelaciones (Raúl Parini y Virginia Lago).
Tres veces Ana dos premios: libro original (David José Kohon) y actriz principal (María Vaner).
Completaron el actor de reparto Jacinto Herrera (Hijo de hombre) y la actriz de reparto María Rosa Gallo (La mano en la trampa).






UNA PELICULA SELECCIONADA
ALIAS GARDELITO


Alias Gardelito
Dir. Lautaro Murúa, g. Augusto Roa Bastos y Solly sobre cuento “Toribio Torres, alias Gardelito” de Bernardo Kordon, con Alberto Argibay, Walter Vidarte, Tonia Carrero, Lautaro Murúa, Héctor Pellegrini, Nora Palmer, Raúl Parini, Virginia Lago

EL PAIS DE MONTEVIDEO
“Entre lo mejor que haya llegado desde Buenos Aires, lo más valiente y más talentoso”

NOTICIAS GRAFICAS
“Nuevo cine argentino en marcha”

HERALDO DEL CINEMATOGRAFISTA
“Inspirada en un cuento de Bernardo Kordon, que adaptaron en forma discutible Roa Bastos y Solly, el argumento narra las peripecias de un «vivillo» de medio pelo a través de vivencias que más que una acción dramática, sirven para delinear un carácter y una psicología comprensibles por el medio ambiente de miseria del que sale el personaje. Un muchacho del basural, cantor de tangos fracasado y después delincuente sin agallas, elige el delito como medio para progresar en la vida, pero desdeñando las posibilidades afectivos que le salen al paso. (…) Alberto Argibay, como Gardelito, tiene el tipo apropiado; Walter Vidarte y Raúl Parini están bien. (…) Murúa logra un clima auténtico en varias secuencias aunque su visión del tema parece indecisa y pierde las riendas en los últimos 20 minutos. Transcurre en ambientes sórdidos, depósitos y calles de Buenos Aires. (…) Lautaro Murúa, de tan promisoria iniciación con Shunko, ratifica sus condiciones y sigue un plausible derrotero artístico, al igual que el productor Leo Kanaf”

TIEMPO DE CINE
“Demolición de mitos escapistas, Alias Gardelito es, en ese aspecto, un acto quirúrgico y necesario. Lautaro Murúa utiliza un lenguaje directo y a la vez elíptico, concentrado en secuencias que se cierran en sí mismas, sin pausas pero sin progresiones dramáticas tradicionales. La acción comprende así una serie de círculos concéntricos que van ahondando el centro expresivo de la narración, alcanzando su máxima intensidad en la definición objetiva de un proceso individual y general. El protagonista es el eje constante de la derivación artística y racional de la historia, alrededor del cual giran los factores que lo van configurando. El efecto es la prolongación sensible e intelectiva de la acción en el espectador, que reúne los hilos en una integración significativa. Al mismo tiempo, la aprehensión de la realidad —los avatares de Gardelito en su infancia, en sus relaciones amorosas, en sus truhanerías— surgen sin los mecanismos previsibles y artificiales del pathos dramático, los obvios pivotes del climax representativo. Al desarrollarse así en un plano de economía y elipsis expresiva, el film aprovecha constantemente las virtudes de un encuadre riguroso, atento más a la captación de un «continuum» espacial y temporal que a estáticas composiciones plásticas. El montaje y la iluminación (casi siempre) colaboran con esta riqueza formal que no puede aislarse del todo; los cortes directos van integrándose en una estructuración que evita lo lineal; las tonalidades ricas pero sobrias se desarrollan en un grisado que refleja sutilmente la atmósfera de la acción. Cada uno de estos elementos se agrega a una visión compleja, que ubica a los personajes en cada situación y los sumerge en un contorno convincente. La ciudad es también un testigo presente en cada secuencia, y la cámara explora su rostro, sus ruidos, con móvil certeza. (…) Alberto Argibay encarna a su «Gardelito» con una notable coherencia interior y riqueza de detalles. Raúl Parini es igualmente sobrio y aporta la sugestión de su tipo, lo mismo que Nora Palmer y Walter Vidarte, en su mejor trabajo para el cine. Tonia Carrero y el mismo Murúa representan otro cariz de la realidad y tal vez su caracterización sufre por el menor ahondamiento en ese otro mundo, ambiguo y elusivo, del hampa «respetable». Virginia Lago, en su breve e intenso papel, introduce una personalidad distinta, que supera el estrecho tipo de las «ingenuas» para dar a su personaje una tierna y dolorosa vibración humana. Esta honesta y sensible inmersión en nuestra realidad posee también, además de sus valores concretos, una calidad de promesa, de apertura hacia nuevas conquistas”





0 comentarios: